Un vuelo a la vez

Lo descubrimos junt@s: cada vez que algo mejora buscamos avanzar un poco más. Eso es tan hermoso como aprender a quedarse unos momentos disfrutando, degustando y afianzando el logro anterior.

Es parte del camino adquirir esa especie de sabiduría o capacidad que nos permite fortalecernos de adentro hacia afuera. Que nos da mayor seguridad y nos mantiene en paz para fijar nuevos objetivos que, no solo estén alineados con nuestra pasión, sino también con nuestros momentos personales y tiempos individuales.

El momento es en el que vos te sentís preparad@ combinando eso con la permanencia.

El tiempo es el que vos necesitas tomarte para animarte, combinando eso con aportar acciones todos los días que te acerquen un poco más a tus deseos.

El envión es preciso cuando podemos recibirlo y acompañarlo dejándonos llevar, y al mismo tiempo balanceándonos con el movimiento.

Vos ponés tu predisposición y el universo escoge con vos.

Y los intermediari@s serán es@s maestr@s que te encuentres en el camino, a l@s que le permitas entrar, guiarte y darte la mano para que conviertas el aprendizaje en un trampolín hacia tu felicidad y expansión.

Abrí tus alas, volemos junt@s ♥♥

Melina♥

El miedo nos hace visibles

Ya estuvimos ahí y sabemos lo que es tener miedo. El miedo nos traba, nos inmoviliza, nos oculta las emociones más lindas de la vida. Porque para sentir hay que atravesar el miedo.

También sabemos que a veces se disfraza de un montón de cosas: de comodidad, de conformidad, de insatisfacción, de autoconvencimiento, para no mostrarse tal cual es.

Pero también sabemos lo que hay del otro lado del miedo, y cuando descubrimos que ahí se encuentra la libertad aprendemos una nueva forma de transitar la vida.

Porque para vencerlo hay que hacer todo lo contrario a lo que nos imaginamos. Si creíamos que teníamos que usar la fuerza para combatirlo, en realidad lo que necesitamos es volvernos más vulnerables, entregarnos a la posibilidad de volvernos más auténticos y reales haciendo aquello que nos moviliza, haciéndolo parte de nuestra humanidad, aceptando que algo puede salir como esperábamos o no y sin embargo habernos permitido algo muy importante: hacernos visibles en alguna parte de nosotr@s mism@s.

No se trata de no tener miedo sino de permitirnos ver cuál es el desafío que nos estamos proponiendo con todo nuestro corazón y aún no nos animamos a enfrentar semejante viaje.

Te deseo que tus miedos se conviertan en cientos de oportunidades♥♥

Melina ♥